lunes, 3 de septiembre de 2007

Se encontraron a destiempo...


Después de años de desencuentros, el destino los unió en una fiesta.
Sólo atinaron a mirarse, con ese deseo que sale por los ojos y
no hizo falta hablar demasiado.
La vida los seducía con su trampa.
Decidieron irse del evento para saldar deudas de piel pendientes.
A solas volvieron a mirarse, a desearse y comenzaron con un abrazo,
seguido de besos y caricias.
Se desnudaron, se respiraron, se olieron. Se acostaron, se sacudieron,
se impregnaron, quedándose dormidos como entre sueños.
Al despertarse se codiciaron, se iluminaron,
se fascinaron y se volvieron a elegir. Se confundieron, se disgregaron,
desfallecieron entrelazados. Se distendieron, se apretaron, se derritieron
en un abrazo, estremeciéndose al rozar sus cuerpos.
Se mordieron, se acometieron, se desafiaron a más, nada alcanzaba.
Se inflamaron, se soldaron y se contemplaron sin poder creer que estaban juntos.
Se buscaron nuevamente con absurdos intentos aún,
de resistirse a lo inevitable.
Cuando sintieron sus cuerpos marcados por el otro, se rehuyeron,
se evadieron, pero sin responder a la orden de basta,
volvían a acercarse presintiendo el desenlace.
No encontraban consuelo, el amor dolía.
El silencio era la mejor respuesta de ambos.
La vida los juntó intentando en vano cambiar sus destinos.
No querían ver la realidad porque les sobraban mil excusas.
Ella se levantó abruptamente y comenzó vestirse, sin mirarlo para no detenerse.
El cansado pero todavía inquieto, se vistió a su pesar.
No podían encontrar la salida del laberinto, el atajo sin riesgos, sin osadía,
lleno de dudas, de temores.
Volverían al refugio de sus vidas sin vida.
Una vez en la calle, se miraron largamente y al irse ninguno volteó la cabeza.
Había pasado mucho tiempo. Era tarde.
Irremediablemente quedarían en el recuerdo.
Bien ama quien nunca olvida.
La magia de sucumbir y el letargo de no animarnos a ser felices…

11 comentarios:

angélica beatriz dijo...

Hola mi querida Amiga.

Tu escrito me recuerda una canción de Ricardo Arjona, que se llama Tarde...

"Justamente ahora irrumpes en mi vida,
con tu cuerpo exacto y ojos de asesina,
tarde como siempre
nos llega la fortuna.

Tú ibas con él
yo iba con ella.
Jugando a ser felices por desesperados,
por no aguardar los sueños,
por miedo a quedar solos.

Pero llegamos tarde,
te vi y me viste,
nos reconocimos en seguida
pero tarde, maldita sea la hora,
que encontré lo que soñé
tarde...."

-----------------------------

Duele amar así...

Gracias por tus poemas y escritos.

Un beso inmenso.

P.D. Ya te enlacé a mi blog :-)

gabriel dijo...

bien dicho, nunca se olvidan los amados.

Cromatica dijo...

Es una historia bien conocida por algunos.

Gracias por tu apreciacion en mi blog, y vine a conocerte.

Abrazos y saludos!

Bohemia dijo...

A veces parece que el destino juega con nosotros, que somo sus fichas...

Saludos y sonrisas

sibila dijo...

arjona?!

Voy Por Más dijo...

A Sibila: qué Arjona??? Es mío, besos

Anónimo dijo...

POEMA 12

Se miran, se presienten, se desean,
se acarician, se besan, se desnudan,
se respiran, se acuestan, se olfatean,
se penetran, se chupan, se demudan,
se adormecen, se despiertan, se iluminan,
se codician, se palpan, se fascinan,
se mastican, se gustan, se babean,
se confunden, se acoplan, se disgregan,
se aletargan, fallecen, se reintegran,
se distienden, se enarcan, se menean,
se retuercen, se estiran, se caldean,
se estrangulan, se aprietan se estremecen,
se tantean, se juntan, desfallecen,
se repelen, se enervan, se apetecen,
se acometen, se enlazan, se entrechocan,
se agazapan, se apresan, se dislocan,
se perforan, se incrustan, se acribillan,
se remachan, se injertan, se atornillan,
se desmayan, reviven, resplandecen,
se contemplan, se inflaman, se enloquecen,
se derriten, se sueldan, se calcinan,
se desgarran, se muerden, se asesinan,
resucitan, se buscan, se refriegan,
se rehuyen, se evaden, y se entregan.

Olivero girondo


Te inspiraste en este poema?, esta realmente muy bueno su desarrollo.

saluditos

Angela

Voy Por Más dijo...

anónimo: hace años leí ese poema de Girondo y cuando escribí el texto recordaba algunas sensaciones porque me parecen increíbles y exactas. Gracias por leerme, besos.

Rudy Torres Villegas dijo...

Gracias x tu visita.

Blau dijo...

Yo también lo encontré a destiempo. Precioso post.
Gracias por tú visita y volveré.
Besos

mia dijo...

Muy fuerte,pero mucho!
A destiempo pero no imposible de recuperar"le temps perdu"....
Un abrazo y enhorabuena por tu precioso espacio!
Mía